Real-time Earth and Moon phase

viernes, 28 de octubre de 2011

Indignante mundo del dinerillo

143 personas inscriptas en una oferta de trabajo para hacer tareas administrativas, o sea de todo, en horario de 8.30 a 14.30 y de 15.30 a 18.30hs por un sueldo de 900 brutos. Es decir 700 en la mano.

Entiendo y conozco en profundidad lo que es estar desesperado por dinero para comer y abrigarte cuando hace frio.

Pero me resulta contradictorio que salgamos a la calle a denunciar el sistema económico y por otro lado veamos cómo alguna gente puede regalarse, rebajarse a cambiar su fuerza de trabajo, su tiempo personal y tantos etcéteras.

Más fácil que salir masivamente a manifestarse, a protestar, es no aceptar de antemano algo de lo que luego te vas a estar quejando la mayor parte de tu existencia sin poder cambiarlo.

Decir NO antes de dar un SÍ suicida. En tal coraje reside el cambio de este mundo.

Glup!

sábado, 15 de octubre de 2011

Indignación: mejores letras para el 15O

Para que sirva de ejemplo ilustrado, recomiendo la columna editorial del suplemento Babelia, Diario El País del sábado 15 de octubre de 2011, escrita por Chantal Maillard.
Su título: Indignación

En lo esencial contiene el mismo mensaje que intenté transmitir en mi artículo de ayer sobre la marcha de Indignados de todo el mundo.

Pero ella lo ha escrito con contundente fundamento. Más amplio, profundo y apelativo.

Espero que lo puedan encontrar y disfrutar de una escritura de calidad.

viernes, 14 de octubre de 2011

15O SÍ, ¿por qué no?

En 1789-casi todos lo sabemos-la clase oprimida, luego convertida en burguesía con acceso al poder, quitó la cabeza a un monarca. Dura revolución si la sopesamos con esta manifestación actual que al margen de puntuales agresiones se deja ver más bien pacífica aunque no blanda.

Más cerca en el tiempo, a mediados del siglo XX, un hindú con calma, modestia y astucia llevó a su pueblo a liberarse sin armas de la opresión colonialista británica.

De un modo u otro, cada comunidad social luchó contra lo que consideraba una injusticia.

Luego de 10 u 11 años, depende cómo lo contabilice cada cual, si queremos que el siglo XXI comience a escribir verdaderas páginas de historia, es decir que los relegados cobren protagonismo, pienso que es preciso y muy oportuno darle la oportunidad a la convocatoria mundial de mañana.

Aún cuando sabemos-y como ocurrió en Francia y la India-que hay y habrá dentro del propio grupo convocante, gente que luego querrá sacar partido o se desmarcará con ajenos intereses a la idea original. Seres humanos...al fin y al cabo.

Aún cuando sabemos-y de sobra-que fuera de los que apoyamos e iremos, todavía queda cantidad de gente que solo piensa en seguir trabajando a cambio de humillación; o los que trabajan como nosotros pero como las cosas les van bien, qué importa lo que le ocurra al resto del planeta. E incluso hay quienes ni siquiera han descubierto que bajo este mismo cielo habitamos precisamente en un planeta que nos pertenece y COMPARTIMOS en sus gracias y desgracias.

Aún cuando adultamente sabemos que los destinatarios de la protesta, seguirán hincando sus codos en finos sillones de terciopelo a sabiendas de que esto no les mueve un pelo; que las fuerzas del orden-a las que pagamos nosotros para que nos peguen si hace falta- se encargarán de "limpiar" las calles por donde ellos pudieran pasar.

En definitiva, aún con unas cuantas lecciones aprendidas, mañana debemos salir a caminar juntos. Por lo menos por digna solidaridad.

Después, los días después de mañana, podremos madurar otras vías-siempre pacíficas-para provocar de verdad un cambio que en el futuro ostente jactancioso el adjetivo "revolucionario".

A los que honestamente creemos en el 15M les ofrezco una reflexión que no es mía:

"Aún si supiera que mañana el mundo se habría de desintegrar, yo igual plantaría mi manzano"

A ver quién comenta su autoría. Gracias y hasta pronto.