Real-time Earth and Moon phase

martes, 25 de marzo de 2014

22M DIGNIDAD: ESPAÑA DESCOMPUESTA: (primera parte)

En la Historia de la Humanidad, todos los Imperios se fueron desmoronando por diversas razones. Sus caídas, como todas las caídas, hicieron ruido y dejaron a muchas víctimas inocentes en el olvido. Pero no en el olvido que acostumbra la tradición cuando recién rinde homenaje a las personas una vez no sirven para nada, o sea, muertas. Olvido en vida, que es lo importante y grave.

Los gestores políticos en España, desde la muerte del dictador en el año 1975, construyeron como pudieron, como sabían y como entendían el periodo que abría la vuelta a la vida democrática: Ley de la Reforma política encomendada al recién fallecido Adolfo Suárez; Referéndum para aprobar esa Ley de la Reforma Política que abriría el camino a la posibilidad de postularse diversos partidos y, a posteriori, votarlos en elecciones "libres".
Dicho Referéndum fue votado afirmativamente por la sociedad española.

Esa "transición" -que abarca desde la dictadura inacabable y enquistada en el "ethos" español hasta la "democracia" que supuestamente cambiaría la mentalidad del modo de ser de una sociedad- cuenta con extensa literatura histórica y de opinión diversa que, si algo tiene de atendible hoy, para tener mucho cuidado, es haber conseguido enseñarlo e inculcarlo como un mantra en los ámbitos educativos y periodísticos a unas 2 generaciones y sus descendientes.
Por ello, no es intención de este artículo perder el tiempo en hablar de ese lapso acabado hoy -técnicamente- aunque siga siendo un muro de referencia y de contención para una gran parte de aquellos que lo vivieron y sintieron como eficiente.

Acaso debamos rescatar como recuerdo óptimo de ese recuperar democrático, el oxígeno que supuestamente respiraríamos y de hecho respiramos a partir de 1975.

Pero cómo fue ese nuevo aire y qué hazañas políticas y económicas contuvo es una síntesis que en mi visión, merece reseñarse:

1. Nombrar como Jefe de Estado a una persona adiestrada por el dictador. Esa persona proviene de una familia llamada "borbónica" y no era heredera en la línea de sucesión. Si había que restaurar la Monarquía para los gustosos de estas instituciones, en tal caso le correspondía a su padre exiliado, el Conde de Barcelona, quien sufrió la humillación de abdicar a favor de su hijo puesto que así lo había dispuesto el señor Franco. Existe material audiovisual de ese momento desgraciado. (tampoco le habría correspondido asumir como Rey al actual Juan Carlos porque existía un hermano, primero en la línea sucesoria, antes que él; pero ese hermano murió accidentalmente por un tiro que se le escapó al actual rey...) Este Rey que aún preside el Reino de España, previa negociación con los herederos y participantes activos del gobierno de Franco, fue quien puso en marcha la Ley de Reforma Política. El señor Adolfo Suárez formaba parte de ese equipo de la dictadura franquista.


2. En lo político-civil- la revuelta de partidos ilegalizados durante más de 40 años, hacía que reaprendieran a vivir "en democracia". Se necesitaba un acuerdo y la redacción de la famosa Constitución de 1978. O al menos eso entendieron que necesitaban. Mi análisis histórico encuentra la punta del hilo perdido. ¿Qué era España antes de 1936?
Una República -no perfecta claro- que sufrió un golpe de Estado y una consiguiente masacre civil a manos de un psicópata histórico comparable a Hitler, Mussolini y otros tantos a los que se les va la euforia por las ramas y obran con el exceso de poder que alimenta el miedo. El miedo de la gente que peleó, sobrevivió, pasó hambre y dolor desgarrado. El miedo que connota la palabra dictadura. El miedo explícito ante las reglas y normas instaladas en el inconsciente colectivo: "no hables ni hagas nada contra ellos y su código de moralidad porque serás fusilado". Fusilamientos cuya orden firmaba Franco mientras desayunaba. Es de honradez matizar que hubo excesos por parte del bando ofendido y atacado, claro. Como en toda guerra, quienes se defienden, no lo hacen organizando una fiesta pacífica de baile y tulipanes. Y es de mayor honradez aún, citar y recordar el nacimiento de una banda terrorista en el País Vasco que perseguía su Independencia y/o el Derecho a la Autodeterminación y a decidir el modo de vida del pueblo vasco. Aunque no significó que todos los vascos y vascas pertenecieran a ETA ni mucho menos; sin embargo algunos periodistas de los medios, historiadores, politólogos y "opinólogos" varios, pretendieron y lograron instalar un odio pernicioso en la sociedad española. Odio generalizado y mitificado con casi todo lo que provenía o pertenecía al "Norte". Prejuicios muy abultados.

Aquella República anterior a 1936 que sufrió el alzamiento militar, estaba conformada ya con una Constitución. Existía una Constitución.
Es de Derecho en las Repúblicas democráticas que esas Cartas Magnas se restablezcan tras un periodo de golpe de Estado. Así como es de Derecho que se les quite el polvo a las urnas y se llame a elecciones.

Pero no lo hicieron así en España porque el señor Franco había diseñado "su país" para la posteridad. No importaba ya que se muriera porque lo expresó en su perverso anuncio "lo dejo todo atado y bien atado"

Para quienes no tengan memoria o no hayan podido leer sobre este asunto, "lo atado y bien atado" es lo que obedecieron el Rey instruido "ad-hoc", los partidos y actores políticos y otras tantas telarañas socio ideológicas.
Entre las órdenes de lo "atado y bien atado" se contemplaba una nueva Constitución, el reconocimiento de las Comunidades Autónomas Históricas y sus respectivos Estatutos otrora abolidos. En consecuencia, todo esto implicó un "no" Restaurar la República aquella de 1936 que incluyera el replanteo de sus fallos para dar a luz una República acorde a las demandas de los años ´80. Porque la nueva fase histórica iniciada en 1975, la protagonizaban los ganadores de la guerra, sus admiradores-seguidores de esa ideología y los partidos que no querían quedarse fuera del juego.
En cambio de eso, y una vez instaladas las máscaras democráticas, comenzaron con la redacción de la sacrosanta Carta Magna que rige hoy al Estado Español. Valga aclarar que en el proceso de esa reconstrucción de la suma de Comunidades que constituyen el Estado Español, hubo una que no fue invitada a participar: Euskal Herria, la Tierra Vasca. Sin embargo, una vez finalizada la redacción, la totalidad de las comunidades tenían el deber de convocar a votarla. Obligación ésta de la que el humillado pueblo vasco participó y evidentemente respondió que "NO".

Entre los que aún viven y también dijeron que "NO" a esa Constitución, y los que no la conocieron ni votaron por haber nacido después, existe un especie de brecha suspendida en el espacio-tiempo. Viven su realidad cívico-jurídica sin haber participado ni opinado.
En el caso de Euskadi, complicada por el grupo terrorista que existía y ya no existe, los políticos deben obedecer y no salirse de las normas impuestas por el "atado y bien atado". Además de que tienen la obligación de aportar dinero a las arcas del Estado. Obligación esta que no disgusta en extremo puesto que ambos actores político-económicos comparten intereses agradables. Del mismo modo Cataluña y otros. Para acabar esta parte, lo grafico: un queso apetecible y agradable al paladar de la mayoría.
Por eso avanzó y triunfó una clase política que en su crecer, en su ir madurando, descubrió también una manera fácil de vivir con dinero obtenido cómodamente. Lo conocido como "pelotazos"

La ingenuidad, comodidad y complicidad de los ciudadanos de a pie, hizo que España se transformara -con arriesgada velocidad- en la panacea "democrática" y económica.

El atracón comenzaba hacia finales de la década del '80. Pero los estómagos ávidos de libertad aguantaron aún más el gran empacho Nacional.

Pasarían una década, y dos, para comenzar a vomitar. Para comenzar a verse a sí mismos en el "afuera del yo egoísta", desde y con perspectiva psicosocial que facilitara enfrentarse a la descompostura masiva, fruto de una cálida burbuja en la que habíamos habitado casi todos.

"La única verdad es la realidad" dijo hace mucho tiempo un demagogo hábil a quien agradezco la acertada frase (que utilizo a mi gusto) A ella le llega un día, un instante, y entonces toca a la puerta. En algún momento golpea porque ya no aguanta estar tan enterrada.

Comenzado el nuevo milenio, la puerta que aún no terminaba de abrirse, se iría convirtiendo en portal, en gran portal que condujo, paulatinamente, al Despertar.

El 22 de Marzo de 2014, tras diversas acciones sociales producidas aproximadamente desde el 2011 y fruto del "descontento" y el empacho de mentiras, disfraces y auto convencimiento de vivir en una sociedad ideal (ahora pobre, con recortes, tasa de desempleo altísima, sistema educativo manoseado por demasiadas leyes, bipartidismo recalcitrante y cómplice junto a una Izquierda anestesiada, etc.) más de 2.000.000 de personas -habitantes en España- salieron a las calles de la ciudad de Madrid y otras ciudades europeas(la supuesta prensa más progre publica 50.000 personas solamente)

Concretaron convocándose, gestionando y organizando a través de las Redes Sociales y, sin presupuesto, las bautizadas Marchas por la dignidad 22M.

Sin ningún apoyo de los Medios masivos de comunicación quienes silenciaron hasta el sábado pasado las marchas a pie y en transporte de todo el territorio.

Quienes estuvimos allí, hemos sido testigos, a una distancia de 20 metros, de la violencia imprevisible desatada en el clímax alegre de una multitudinaria manifestación pacífica, con escenario en Colón, oradores y concierto musical por la Libertad.

Hemos visto con nuestros ojos y con nuestro espanto, el comienzo de las descargas policiales justificadas con la híper conocida maniobra de los agentes del "orden": infiltrar a encapuchados agrediendo a policías y/o instalaciones. Esos supuestos encapuchados radicales de ultraizquierda luego ayudaban a los policías a esposar a los detenidos. Muchos ciudadanos, jóvenes y no tanto, comenzaron a defender la DIGNIDAD y así fue como se armó la pelea. Existen pruebas audiovisuales documentadas y colgadas en YouTube.


Desde el escenario, mientras tanto, se les decía por micrófono que el acto estaba autorizado hasta las 21hs. y los invitaban a retirarse (a los policías que disparaban) Pero ellos, a las 8.20 aproximadamente, iniciaron sus tiros con pelotas de goma y, una vez más, provocaron el miedo y el pánico...Ayer decían, en postura víctima, que recibieron orden de "no cargar y aguantar" Que su propio jefe los abandonó a la suerte de los "violentos". Me pregunto ¿aguantar qué? ¿El solemne discurso de Cañamero y los millones de ciudadanos despiertos, con ojos y oídos afinados bajo el cielo de Madrid "custodiado" por helicóptero?

Si no hubiesen estado presentes los 1700 empleados de Cifuentes e Interior, los policías que supuestamente están para cuidarnos de ladrones o asesinos, jamás habría ocurrido nada violento. La solidaridad y fiesta que compartimos conocidos entre desconocidos, amigos y nuevos amigos, familias y colectivos es una experiencia ya impresa en nuestra memoria y corazón. Y los pequeños no lo olvidarán jamás. Serán nuestros futuros portavoces, testigos honestos de la Historia.
Los medios de comunicación masiva no han emitido el discurso elocuente, inteligente y realista del señor Cañamero en el escenario. No han emitido ni un plano que demuestra la presencia de millones de personas entre las que participaban niños y niñas, bebés, ancianos y ancianas, adultos de la generación arruinada -40 a 55 años de edad- jóvenes estudiantes, en fin, honrados, trabajadores, parados y responsabilizados con el compromiso y valentía para cortar con esta perversión tan similar e incluso peor y mayor alimentada que el Franquismo...

La verdad la sabemos quienes la hemos visto en vivo y en directo, sin cámaras ni fantasmadas, sin tertulianos que se llenan los bolsillos a costa del hambre y la desesperación de la gente. Hablando y hablando de temas tan lejanos a nosotros, tan poco importantes aunque indignantes...

Ninguno estuvo en la calle con nosotros. Ninguno de los más progresistas acusó el coraje de adueñarse del micrófono en la televisión para contar lo que en realidad ocurrió.

La muerte del primer presidente de la "democracia" española, coincidió con estas Marchas de la Dignidad. Acaso le sirve a los medios machacarnos durante una semana y más sobre ese deceso. Mostrar solo la parte violenta de la maravillosa hermandad vivida el sábado 22 de marzo de 2014.

Pero que haya muerto el primer presidente del periodo denominado "Transición Democrática" y que gran parte de la ciudadanía española estuviera iniciando el camino de la verdadera libertad, de la auténtica lucha concienciada para acabar con 3 generaciones de delincuentes y oradores astutos, que hayamos coincidido, es todo un símbolo de que, evidentemente, para disgusto de muchos, una nueva España nace, espabilada, despierta y dispuesta a restaurar el bien común. A acabar con la descompostura y el cólico protagonizado y generado por la secta política.

En la segunda parte de este artículo, España descompuesta intentaré analizar con mayor detalle el actuar del Socialismo y el Partido Popular más esa Izquierda inoperante que conviven en el Parlamento Español. Raíz evidente que produjo el arribo de las Marchas 22M.

Mientras tanto, quien quiera oír que oiga, quien quiera leer atento y tranquilo que lo haga.

Queda claro que a muchos periodistas y demás club de las programaciones televisivas, prensa, radio, no los necesitamos porque no empatizan rotundamente con nuestro drama. Minimizan la realidad, moderan la trágica realidad social española. E incluso emplean lo cómico para hacernos olvidar al día siguiente de lo que ocurre. Pero no olvidamos porque nos sangra el alma.

Agradezco sin embargo a algunos medios digitales que se interesaron y mostraron algo de los preparativos y las marchas a pie.

La Dignidad existe y continúa su andadura. Muy a pesar de quienes no desean razonar.
Buenos días y, como siempre, se aceptan opiniones, debates, críticas, correcciones y todo aquello que favorezca la sana comunicación.

Antes de que volvamos a equivocarnos en las elecciones del 2015, publicaré la segunda parte para intentar aportar mayor reflexión.