Real-time Earth and Moon phase

domingo, 13 de abril de 2014

22M DIGNIDAD: España descompuesta (segunda parte)



En el artículo anterior, adelanté que haría una análisis detallado de los años del bipartidismo repartido entre el Partido Popular y Partido Socialista Obrero Español (década de los ´80 hasta 2014)


Pero recurriendo a la frase "el fin justifica los medios", y como los evidentes resultados de la gestión política de esos dos partidos salta a la vista de la mayoría de los habitantes de ojos atentos y mentes despiertas, he pensado que los partidos ni se merecen que escriba sobre sus farsas, sus negociados, sus acomodos; acerca de su complicidad con el híper enriquecimiento de la monarquía, de las estafas eléctricas, de su Ley electoral tramposa, de una Constitución incumplida hoy en Derechos fundamentales, de una Justicia politizada y corrompida en su mayoría, de una Educación lamentable que aún no incorpora los Valores y la formación ciudadana además de no cumplir con una auténtica laicidad...

Como el volcán despertó y está soltando su lava rabiosa, mejor no gastar el tiempo y la energía en algo que técnicamente ha muerto: el periodo denominado Transición Democrática acabó hace años y no se ha decidido desde las instituciones, replantear, darle una ducha y acicalarlo.

Además, como no soy investigadora periodística, solo una ciudadana que observa, analiza y critica lo que está mal hecho (según mi educación y mi ética) dejo a otros especialistas la tarea de explicar con sinceridad el actuar de ambos partidos políticos más los minoritarios que miraron hacia otro lado. Responsables todos del estado de impotencia, rabia, depresión, suicidio, enfermedades, desahucios, desempleo, precariedad laboral, ancianos sobreviviendo con una pensión absurda después de haber dado su fuerza de trabajo para la educación de sus hijos con la ilusión de formar una sociedad armónica; porcentajes y subsidios de discapacidades degenerativas quitados arbitrariamente, destrucción del futuro a los jóvenes no pertenecientes a sus élites, desigualdad de salarios entre mujeres y hombres, discriminación humana por parte del clero, intolerancia con inmigrantes desesperados, burla y acoso escolar de índole socio-económico soterrados, miles y miles de viviendas vacías mientras la Justicia y la Policía arrastra por los suelos a la gente para echarla de su casa por no poder pagarla tras quedarse sin trabajo. Toneladas de comida desperdiciadas en la basura y hambre hurgando en contenedores. En fin, que lo expliquen también los autores de este drama nacional.
Que se hagan cargo si quieren, si conocen la palabra Dignidad y si incorporan a su léxico la palabra vergüenza.

Aclaro que lo que describo en el párrafo anterior lo he visto y oído a pie de calle mientras colaboraba -gratuitamente- en la organización, difusión y coordinación del proyecto que culminó con la entrada a Madrid de millones de personas reclamando trabajo, no al pago de la deuda generada por ellos, vivienda digna y Servicios Públicos: DIGNIDAD exclamada pacíficamente el 22 de marzo de 2014.

Todos los medios de comunicación masiva, excepto los de España, cubrieron en directo la manifestación más grande de la "democracia" española.

Los medios de comunicación de España, vendidos en mayor o menor medida, a la secta partidista, prepararon sus infografías sobre el altercado violento provocado por la propia policía hacia las 20.20hs de la tarde; manipularon la realidad de la calle acomodados detrás de sus pantallas, no emitieron el brillante y conmovedor discurso de Diego Cañamero, honesto y lúcido. No emitieron el concierto de la Solfónica ni tampoco el momento en que desde el escenario, mientras se cantaba junto con los ciudadanos, desde las esquinas contrarias, como si fuera una fotografía partida al medio, salía el humo de los pelotazos a manos de la policía.
Tampoco los medios difundieron la imagen de los músicos levantando sus instrumentos y gritando "estas son nuestras armas"

Y menos aún lo que vino después: pánico de ancianos, niños, jóvenes, discapacitados, huyendo todos de los pelotazos de goma. Y otros jóvenes defendiéndose. Y los conductores del camión rojo de los bomberos diciéndole a la policía que pararan ya mientras esos mismos bomberos protegían y auxiliaban a las víctimas azarosas (cabe recordar que el Cuerpo de bomberos de Madrid, había formado parte, se había sumado a las Marchas por la Dignidad caminando con nosotros desde Atocha)

Yo decidí, porque algo puedo caminar aún, salir de mi silla de ruedas y, en pie, pedirle a la gente que se quedara, que no tuviera miedo, que cantáramos juntos la segunda canción programada: El canto a la Libertad de Labordeta; porque así lo estaban haciendo los músicos y el coro al tiempo que uno de los coordinadores estatales le solicitaba a la policía que se retirara de allí porque el acto pacífico estaba autorizado hasta las 21hs.

Los testimonios documentados sobre la verdad del 22M son ya innumerables. Tanto que serán presentados ante Organismos de Derechos Humanos como repudio, condena y denuncia.

España está verdaderamente descompuesta, vomitando de asco. Buscando con los brazos abiertos y desesperados un oxígeno que allá por los ´70 y ´80 pudo haber sido mucho menos contaminado...

A pesar del dolor, del trauma, continuaré escribiendo como pueda. Seguiré con una tercera parte.

"No dejéis nunca de luchar" nos dijo un maestro muerto hace un año. El tierno Sampedro.


Y te digo querido Sampedro que el espíritu social y humanitario del 22M ya no morirá. Porque acaba de nacer y continúa su andadura muy a pesar de sus detractores fascistas y perversos.