Real-time Earth and Moon phase

jueves, 12 de junio de 2014

ESPAÑA DESCOMPUESTA III. 22M DIGNIDAD VIVE.

Tras casi un mes y acabada la puja por la Europeas, respetable para los que trabajaron por la ilusión de un cambio, España descompuesta sigue.

Al anclado y rancio bipartidismo le han dicho "jaque" quienes fueron a votar y también los que pasaron de la farsa partidaria y/o partidista porque ya no creen en nada más que en su proximidad y su realidad. Que es una forma de expresión política, polis, evidente, desde que hemos aquí en esta selva de cemento.

El subidón de los que irán a ocupar escaños en el Parlamento Europeo por primera vez, sin que sepamos aún qué harán de efectivo y radical para decir basta a la desgracia socio económica del país que representan, España, se va esfumando según el aluvión de noticias y escenarios dispuestos por el gobierno para darnos más espectáculos de Esperpento cada día, cada hora.
No necesitan ensayar ni consultar escenografías, luces, sonido. No, porque el teatro es arte y la tele y radio solo masmedia banal, de emergencia, veloz. Abrumadora.

Por eso, benditos quienes apagamos la tele, la radio y abrimos nuestros oídos y mentes a la realidad, ya sea la de la música clásica, combativa, amorosa; la de los libros escritos para llegar y no llegar (para tal vez hacer pensar más); a ese fragmento de realidad que es el
cine, expresión audiovisual ficcionalizada, muchas veces testigo histórico, amanuense de nuestra memoria.
Y benditos también -y siempre- quienes vivimos en esa realidad del mundo, de las caras que expresan, de la sinceridad, de los gestos, la complicidad, los silencios, la coincidencia activa.
Nosotros, los que no pululamos solo por las redes aunque supimos y sabemos utilizarlas como herramienta de difusión y relación que puede concretarse o no en el mundo real.

España descompuesta y podrida sigue ahora con el nuevo sainete de la monarquía y su nuevo reyecito y princesitas, nietos y bisnietas de Franco el tirano dictador.
Algunos disfrutando todavía del glamour sin naftalina de esos jovencitos que "limpiarán" de manchas la corrupción candente que hiere y sangra...

Sangraron los pies marchantes en marzo hacia el centro del reino. Primavera histórica y viva, perenne.
Nos subestimaron y siguen despreciando nuestro potencial ciudadano de lucha pacífica y leal por la Dignidad personal y colectiva.

Aquí estamos, sin embargo, a punto de ver y dar a luz un verano más cálido aún que ese 22M en Madrid cuando millones nos confraternizamos en un abrazo invisible, artístico, mágico.

El 21 de junio cumpliremos con la acción prevista y agendada por el Movimiento 22M Dignidad: Protestar y manifestarnos ante Parlamentos y otras instituciones comunitarias para reclamar lo que nos hace falta y les hace falta a nuestros conciudadanos que sufren. Pan, techo, trabajo, no al pago de la deuda que fabricaron ellos, juicios y devolución del dinero robado, proceso Republicano o Constituyente o desinfectante.

Esta vez, casi nadie tendrá el impedimento de no ir porque será solo bajar de casa -saltando del sofá- para unirse con los demás.

Y no hay motivos para tener miedo o fantasear detrás de una pantalla.

No somos locos criminales, aunque locura libertaria y bohemia nos empuje a un nuevo abrazo fraternal.
Somos muchos porque muchos están muy mal.

Pero también apelo a aquellos, que por no haberlo vivido o no conocer a nadie que se ha suicidado ante la falta de vivienda, que haya perdido su trabajo con familia formada y por la que pelear; que esté bien en su vida, sin alteraciones importantes... les apelo, casi desafío, a acompañarnos como ciudadanos y compañeros de este arte mayor, más genuino que el oro, la realeza y el poder partidista: el del poder del pueblo trabajador y verdadero protagonista hacedor del mundo.

Docentes, científicos, cuidadores, sanitarios, choferes, empleados de hogar, canguros y canguras, administrativos, oficinistas, okupas por necesidad, economistas y juristas, en fin, artistas y poetas...

Todas las voces todas
Y luego preguntarán porqué cantamos.

Gracias y allí estaremos.


Si alguien con buen tino tecnocibernetico me ayuda y acompaña estas palabras con música, está autorizado y libre para hacerlo.
Dos canciones, u otras. A mí me vienen a esta mente matutina, la canción Todas las voces todas y Porqué cantamos.

Ya sé casi seguro quién y quiénes las conseguirán colgar junto a este pequeño mensaje de Dignidad.

Buenos días y juntos seguimos.